25 jun. 2015

La secretaría general de la PUCESI rotará

A partir del 01 de julio de 2015, el personal de Secretaría General asumirá nuevas funciones debido a que una de las secretarias Denise Potestad, va a dar a luz y se necesita un remplazo, otra razón es que hay un cambio de secretarias y asistentes en la  en la ENCI, puesto que dicta una política institucional que si hay familiaridad se aplica una permuta, ya que el nuevo director es pariente de una de las secretarias, entonces se cambia a otra escuela.

“En el área de secretaría existe una inducción, periodo de indicación y de los nuevos Janet Navarrete”, asistente de pro rectorado. Amara Villalba, que lleva 3 meses trabajando como secretaria dice que le parece favorable para conocer cómo se desempeñan las otras escuelas


En total existen en esta área 6 secretarias, la secretaria general y la asistente de secretaría general, “Las  funciones son las mismas , lo único que cambia son cosas puntuales que a veces varían en cada escuela” Silvia Erazo, asistente de la secretaría general.

Roxana Andrade
Johana Cevallos


Lic. Andrea Bracho, secretaria.


3 feb. 2015

La autora del blog

Roxana Andrade

Soy estudiante de comunicación social, el objetivo de mi blog es generar espacios de análisis sobre temas muy discutidos en la sociedad bajo el contexto de la actualidad. El punto de enfoque es una visión personal que que me permita transmitir mis ideas hacia ustedes. Pienso que la conciencia colectiva se genera desde una percepción individual acerca de los diferentes aspectos que influyen en el grupo social en el que vivimos, es por ello que considero necesario impartir nuestros puntos de vista y reflexionar en las distintas aristas cada tema de estudio o en el caso de mi blog, cada tema de análisis.

Facebook

Twitter

1 feb. 2015

La otra cara del feminismo

En la era de la revolución de la información, de la libre expresión de ideologías y de transformación cultural, todos quieren ser escuchados. Muchos quieren que su voz se ensalce en lo alto y se unan un sinnúmero de voces más a formar el coro de un fanatismo.

Es así como hoy en día se puede definir al “feminismo” como un fanatismo. Ese anagnórisis de género en el que la mujer se dio cuenta de quién era y que por lo cual no se le podía inhibir de derechos pasó hace muchos años, hoy en día en el contexto occidental la mujer goza de los mismos derechos que los hombres. Sintetizando se puede decir que tienen igualdad de oportunidades.

En épocas antiguas el feminismo transformó la sociedad, fue tan grande y gloriosa su fuerza que al fin pudo derivar una gran cantidad de prejuicios y adjudicaciones negativas contra las mujeres. Gracias al feminismo hoy en día podemos tener una mujer doctora, astronauta y hasta presidenta. Sin embargo en la actualidad aún se encuentran alzando la voz muchos movimientos feministas, que no se parecen en nada al feminismo de  antes, movimientos  que si bien pueden tener la intención  de  fortalecer sus derechos en la sociedad o mantenerlos, muchos de estos movimientos resultan inútiles e incluso perjudiciales.

La “liberación femenina” se ha desvirtuado tanto  a tal punto que ver a mujeres sin ropa con carteles y rayadas de pintura mientras gritan frente al vaticano o frente a un palacio de gobierno… se ha convertido en una acción “heroica”. Muchas mujeres del movimiento “femen” (por citar como ejemplo) lo ven así. Es lamentable que estas chicas exijan respeto de su cuerpo, cuando ni siquiera ellas parecen respetarse a sí mismas ni parecen respetar a los demás con este tipo de escandalosos espectáculos. Algo muy parecido a una moda egocéntrica.

El comportamiento tan obsesivo en la boca de muchas chicas que dicen llamarse feministas ha hecho que pierdan “feminidad” esa sutileza que caracteriza a la mujer se ha visto difuminada por una forma más tosca y en cierto grado en una especie de rencor hacia el género masculino. ¿Qué culpa tienen los hombres actuales de historia machista contra las mujeres? ¿Por qué generalizar la opresión y el maltrato por parte de los hombres a las mujeres? ¿Acaso no existen hombres maltratados por mujeres?

Claro que existen hombres maltratados por mujeres, y es obvio que las estadísticas digan que es una menor parte, porque en este problema los hombres son más silenciosos que las mujeres. Escasas veces se verá a un hombre contándole a sus amigos que es maltratado por su esposa. La vergüenza no le permitirá denunciar este hecho, y la triste realidad es que no sería tomado muy en serio su caso.

Está bien que legalmente tanto hombres como mujeres tengamos las mismas oportunidades, pero de eso a exigir más privilegios que los hombres como ministerios de la mujer, organizaciones para la mujer y demás distribuciones que el estado asigna para la mujer, está haciendo que indirectamente ya no sea una “igualdad” que es lo que se supone las feministas exigen, sino más bien una desigualdad de protección bastante marcada. Me pongo en el lugar de los hombres y noto que se sentiría muy raro que mi género opuesto haga marchas y exija privilegios a su género, en una época en la que tanto hombres como mujeres estamos amparados legislativamente en los diferentes contextos.

Una justificación que he oído a esto es: “Es que las mujeres son más débiles y necesitan más protección” Esta idea contradice casi totalmente la búsqueda de la “igualdad”. En lo personal veo a la igualdad de género como una inexistencia, creo que mejor encaja “equidad de género” donde cada cual obtiene lo que merece.

Un ejemplo de la justicia que se debe impartir con respecto a las diferencias es el siguiente: Si un hombre y una mujer necesitan alimento le daré mayor porción de comida al hombre que por su tamaño requiere alimentarse más que una mujer; en este caso parecería que la ventaja la tiene el hombre pues no se reparte la comida en porciones iguales;  pero si necesito que se cargue un costal pesado, enviaría a un hombre pues tiene mayor fuerza que una mujer, y evidentemente en este último caso parecería que la ventaja tiene la mujer. Esto es justicia, dar y pedir de cada uno lo que merece que se le dé y lo que es capaz de dar.

Si queremos dejar los prejuicios a un lado, comencemos por ser capaz de ceder el asiento a un hombre que se ve cansado, por dividirnos las tareas del hogar, compartir los gastos de la casa equitativamente, pagar también la cena, el hotel, una invitación al cine, decir "Me gustas" a un hombre y no sólo darle la responsabilidad a él para que inicie una relación, porque al admitir que es sólo el hombre el que debe hacer esas cosas es pedir preferencia, y eso no es justicia ni igualdad.

Si queremos cambiar al mundo hagámoslo con respeto, con educación, con amor, con compromiso, pero sobre todo con unidad. Unidad entre hombres y mujeres, al ser seres de una misma especie no se puede pensar en la supremacía de uno sobre el otro, al contrario, se debe pensar en el aporte que cada cual puede dar en el proceso de construcción social.

25 ago. 2013

"El aborto terapéutico" Un derecho pro vida



El aborto terapéutico no es más que el aborto inducido por justificaciones médicas. Existen 6 estados en el mundo donde este tipo de procedimiento médico no es permitido y son Chile, El Salvador, Nicaragua, Malta y el Vaticano. 

Precisamente  porque estoy en pro a los derechos de la vida es porque estoy a favor del aborto terapéutico. El aborto siempre ha sido un tema de debate y no niego que existan factores que definen de inescrupuloso a quien lo práctica; pero a fin de cuentas la disposición es de la mujer quien está en la libertad de decidir sobre su cuerpo. Pero considero que si se trata de la supervivencia de la madre, sea cual sea el caso clínico la decisión debería ser netamente de los médicos sin que estén cohibidos de salvaguardar una vida por las mismas leyes que dicen defender el derecho a vivir.  

Una de las causales más recurrentes de las mujeres en su lucha por ser madres ha sido la pérdida de  las  trompas de falopio por embarazo ectópico, o embarazo molar, embarazos que nunca llegan a término y que en muchos de los países de América latina no es permitido intervenir, exponiendo a las madres a una hemorragia interna y al posible pronóstico de perder el útero y con ello toda posibilidad de ser madre.

En foros de mujeres en esta situación de agonía podemos encontrarnos con otros tipos de diagnósticos tales como fetos sin latido, pérdida completa del líquido amniótico por huevo roto y riesgo de insectisemia. Esas mujeres con una  pena enorme  deben enfrentar a doctores de manos atadas por leyes anacrónicas que les impiden practicar una aborto  ante diagnósticos irreversibles y así  miles de mujeres  ante estos devastadores realidades deben volver a sus vidas con un feto inviable en el vientre sin certezas de expulsarlo en semanas o en  meses.

Como en muchos ámbitos, las mujeres en situación de pobreza son las que más sufren, ya que no suficiente con la pena de la pérdida inminente, sufren además el desamparo de la ley y el maltrato en hospitales públicos donde son miradas con sospecha de haber inducido el aborto.
Frente a todos estos antecedentes podemos concluir que es difícil ser mujer en países donde se rigen estas leyes, es difícil lidiar con útero hostil, es difícil traer hijos al mundo pero aún es más difícil luchar por  un derecho básico que es el derecho a la vida de la madre, a la dignidad de un aborto hecho por profesionales en un hospital del estado, en condiciones de higiene, sin perder la vida en el intento, sin ser juzgadas y condenadas socialmente.

La correcta  legislación sobre el Aborto Terapéutico permitiría salvar la vida de miles de mujeres y así  preservar su salud física y mental .Urge legislar al respecto pero de manera seria, escuchando estos testimonios de mujeres y principalmente escuchando a los profesionales médicos y dejando de lado las ideologías y preceptos morales.
Esto es un tema de salud pública, los abortos ocurren a diario y un doctor sabe perfectamente cuando una mujer debe abortar. Permitirles  hacer su trabajo para que no mueran más mujeres.

21 jun. 2013

La Enfermedad del Patriotismo



Natural es todo aquello que inventaron los hombres y las mujeres antes que naciésemos nosotros; toda mentira que no cuestionamos es necesariamente una verdad. Una mentira útil nunca sirve al engañado sino al que engaña. Una mentira útil, un instrumento de la perversión inhumana es el patriotismo.



Por todos lados vemos inflamados discursos patrióticos, actos públicos, guerras y matanzas, ofensas y contraofensas, ceremonias de honor y ritos solemnes impulsados por esa orgullosa y arbitraria discriminación que se llama patriotismo. Claro, no se pueden montar discursos en nombre de los intereses de una clase social, ya que la tradición no es suficiente para sostener un concepto moralmente insignificante y generalmente negativo, como lo es el concepto de “interés”. Por lo tanto, se apela a un concepto de larga y bien construida tradición positiva: el patriotismo. Con ello, se niega la división interna de la sociedad afirmando la división externa. La división interna —de clases, de intereses— no desaparece, pero se vuelve invisible y, a la larga, se consolida con la sangre del patriota que no pertenece al reducido círculo de los intereses que la promueven. El patriota muere religiosamente por su patria. Su patria concede medallas a sus padres, a sus hijos, y toda la seguridad a sus “intereses”. Así, morir es un honor. El honor no procede de una reflexión moral sino del discurso patriótico, del rito, de los símbolos nacionales, de una virtual trascendencia del individuo en la “salvación” de su patria.

No voy a entrar ahora a analizar el significado de la trágica sustitución de interés real por patriotismo interesado. Simplemente me bastará con anotar que sólo la idea de “patriotismo” es insostenible, desde un punto de vista humano, desde la conciencia de la especie a la que pertenecemos. Es más: el patriotismo no sólo es insostenible para cualquier humanismo, sino que se lo usa para destruir a una humanidad que busca, desesperadamente, su conciencia universal.

El sentimiento patriótico es pasivo y activo, es impulsado por los ritos, por los discursos y por las ceremonias. Pero también es el motor de todas ellas. El patriotismo es la conciencia egoísta de la tribu que le impide la evolución a un estado de conciencia universal: la conciencia humana. El patriotismo es uno de los mitos más consolidados desde los últimos siglos. Por naturaleza, el patriotismo no sólo es la confirmación casi inocente de la pérdida de individualidad en beneficio de un símbolo artificial, creado por la milenaria tendencia humana del dominio de una tribu sobre las otras.

Ahora bien, podemos decir que un país puede ser una región cultural más o menos definida —y siempre imprecisa—; que la idea de país tiene ventajas en la organización administrativa de la vida pública. De acuerdo. Pero el reclamado sentimiento patriótico, mezcla de fanatismo religioso y utilidad secular, antes que nada es la negación de todos los pueblos que no incluyen al patriota. Si soy nacionalista, si soy patriota, estoy dando prioridad moral a un conjunto de hombres y mujeres desconocidas (mis compatriotas) sobre un conjunto más amplio de desconocidos (la humanidad). Puedo beneficiar a mi familia, a mi ciudad, a mi país en alguna decisión propia. De hecho siempre tendremos tendencia a beneficiar a nuestra familia antes que a la familia del vecino. Pero puedo hacerlo de forma consciente y no valiéndome de una mentira para justificar cualquier acto delictivo de alguno de los integrantes de mi círculo afectivo más próximo. Y el patriotismo es precisamente eso: una condición de irreflexividad. Para ser patriota debo aceptar cierto grado de acrítica —a veces mínimo, a veces obsceno, pero ese grado, por mínimo que sea, es todo lo que tiene de patriota un individuo. Todo lo demás es lo que tiene de individuo. Esto no niega que alguien pueda sentir “amor” por un lugar concreto, por un país, y que pueda dar la vida en su defensa. Un sentimiento de amor es irrefutable. Pero este “entregar la vida por amor” no significa que la motivación de los hechos no esté motivada en un error, en un engaño. El amor es irrefutable, pero lo que hace el amor puede ser deleznable. Y para que ese amor se identifique con la motivación errónea en necesario, además, un fuerte sentimiento patriótico. Para que ese amor nos lleve a la muerte sin el paso previo de una profunda reflexión moral es necesario un código incuestionable, una condición de fanatismo, el anestésico de un rito religioso, el patriotismo. De esta forma, la estrategia más efectiva del patriotismo consiste en identificarse —entre otras cosas— con el amor, es decir, con el altruismo, siendo que su objetivo es, paradójicamente, egoísta. Es decir, en nombre del altruismo, el egoísmo; en nombre de la unión, la discriminación.

No podemos negarlo. Todo patriotismo significa una discriminación, un crédito que extendemos a quienes comparten nuestra nacionalidad y se lo negamos a quienes no la comparten. Ahora, ¿por qué este crédito? Este crédito moral sólo puede tener una función profiláctica, pretende evitar la crítica y el cuestionamiento a quienes poseen el beneficio, la alianza interior. Pero es un crédito injusto, inhumano, discriminatorio, arbitrario.

La reflexión es cuestionamiento, el cuestionamiento es duda, y la duda siempre es un estorbo para los intereses ajenos. Un soldado que piense gasta inútilmente sus energías mentales. Si acaso se niega a ir a una guerra que considera injusta, recibirá todo el peso de la ley, la cárcel, y la lapidaria deshonra de “traidor a la patria”. Lo que demuestra, una vez más, que sólo un reducido grupo —con intereses y con poder— puede administrar el significado de lo que es y no es “patriota”. Es decir, patriota es alguien que no cuestiona, que no critica. El patriota ideal no piensa.

Yo me reconozco como uruguayo. Reconozco una vaga región cultural llamada Uruguay. Pero de ninguna manera soy patriota. Me niego a ser patriota como me niego a responder a una raza —otra histórica arbitrariedad de la ignorancia humana—. Me niego a inyectarme ese sentimiento militarista. Ser patriota es confirmar la arbitrariedad de haber nacido en un lugar cualquiera de este mundo, negando el mismo derecho que merece un africano o un asiático de merecer mi más profundo respeto, mi más firme defensa como ser humano.

Desde niños, las instituciones sociales nos imponen ese sentimiento. Hace varios años uno de mis personajes, en el momento de jurar “dar la vida por su bandera” en su tierna infancia, gritó “no juro”, alegando que ese juramento era inválido e inútil, que gracias a ese juramento los asesinos y corruptos podían recibir sus credenciales de ciudadanía igual que cualquier honesto trabajador. Etc. Estoy de acuerdo con mi propio personaje. ¿Por qué debo amar a un desconocido compatriota más que a un desconocido australiano o más que a un desconocido portugués? ¿Por qué habría de entregar mi vida por una región del mundo en desmedro de otra? ¿Por qué el Uruguay habría de ser más sagrado que el Congo o Singapur? ¿Por qué debo considerar a mis compatriotas más hermanos que un argelino o un mexicano? Sí, me siento culturalmente más próximo a otro uruguayo, compartimos una historia, una forma de sentir el mundo, de hablar, de comer. Pero eso no le da prioridad a ningún compatriota mío a ser considerado más ser humano que cualquier otro.

Por todo eso, y por mucho más, no soy patriota. Seré patriota el día que se reconozca como única patria a la humanidad —así, sin discriminaciones.
Jorge Majfud.
The University of Georgia.


9 dic. 2012

La represión sexual en la historia (origen)


En los centros que ejercían influencia decisiva en la opinión pública de Europa alrededor de 1930, las exigencias de felicidad de las masas no eran consideradas una cosa natural, ni su ausencia un asunto de investigación.
Por esa época no había ninguna organización política que hubiera considerado bastante importante ocuparse de problemas tan "banales", "personales", "poco científicos" o "no políticos".
Pero los acontecimientos sociales que ocurrieron alrededor de 1930 plantearon precisamente ese problema en toda su magnitud. Fue la ola del fascismo que barrió a Alemania como un huracán e hizo que los individuos se preguntaran con el más absoluto desconcierto cómo una cosa tal podía ser posible (1).
Los economistas, sociólogos, reformadores culturales, diplomáticos y hombres de Estado, trataban de encontrar una respuesta en los viejos libros. Pero la respuesta no podía encontrarse en los libros. No había una sola pauta política en la que pudiera encuadrar esa irrupción de emociones humanas irracionales que el fascismo representaba. Nunca en la historia la política se había problematizado como una cosa irracional.
El descubrimiento freudiano de la sexualidad infantil y el proceso de represión sexual representaban, hablando en términos sociológicos, la primera vez que se tomaba conciencia de que durante miles de años se había negado el sexo.  Ese conocimiento seguía vestido por ropajes altamente académicos y no confiaba en su propia capacidad para caminar.
La sexualidad humana clamaba por el derecho a salir de la oscuridad de la vida social, donde por milenios había llevado una vida sucia, insalubre, purulenta, y situarse en el frente del brillante edificio que tan grandilocuentemente se denominaba "cultura" y "civilización".
Los crímenes sexuales, los abortos criminales, la agonía sexual de los adolescentes, el asesinato de las fuerzas vitales en los niños, las perversiones a granel, los escuadrones de la pornografía y del vicio, la explotación vil de ansia humana de amor llevada a cabo por vulgares empresas comerciales y publicitarias, los millones de enfermedades tanto psíquicas como somáticas, la soledad y la mutilación en todas partes, la fanfarronada neurótica de los supuestos salvadores de la humanidad, todas esas cosas difícilmente podían considerarse como ornamentos de una civilización.
La evaluación moral y social de la más importante de las funciones humanas biológicas, estaba en manos de damas sexualmente frustradas y profesores vegetativamente muertos. Los frustrados y las momias apelaban al sentimiento generalizado de culpa sexual, para que atestiguara contra el caos sexual y la "decadencia de la civilización y la cultura".
…Los descubrimientos de la investigación de Malinowski en las islas de los mares del Sur tuvieron un efecto extraordinariamente fecundo. Tal efecto no consistió en despertar la curiosidad lasciva con la cual los mercaderes sexualmente perturbados reaccionaban frente a las jóvenes de los mares del Sur o se enloquecían con las danzas hawaianas: no, se trataba ahora de algo serio...
En 1929 se publicó la obra principal de Malinowski, The Sexual Life of Savages. Contenía un riquísimo material que enfrentó al mundo con el hecho de que la represión sexual es de origen sociológico y no biológico. En su libro, Malinowski no discutía esa cuestión. Mucho más explícito era el lenguaje de su material.
Resumiré los puntos que aquí más nos interesan. Los niños de las Trobriands no conocen represión sexual alguna y no existen para ellos secretos sexuales. Su vida sexual se desarrolla naturalmente, libremente y sin obstáculos a través de cada etapa de su vida, con plena satisfacción.
Los niños realizan con libertad las actividades sexuales correspondientes a sus edades. A pesar de lo cual, o mejor dicho, justamente por esa razón, la sociedad trobriandesa no conocía, en la tercera década de nuestro siglo, ni perversiones sexuales, ni psicosis funcionales, ni psiconeurosis, ni crímenes sexuales; no tiene ninguna palabra para designar el robo; la homosexualidad y la masturbación sólo significan para ellos formas artificiales y no naturales de gratificación sexual, un signo de una perturbación de la capacidad para alcanzar la satisfacción normal.
Los niños trobriandeses desconocen el estricto y obsesivo entrenamiento para el control excrementicio, que socava la civilización de la raza blanca. Los trobriandeses, por lo tanto, son espontáneamente limpios, ordenados, sociales sin compulsión, inteligentes e industriosos. La forma socialmente aceptada de vida sexual, es la monogamia espontánea sin compulsión, una relación que puede disolverse sin dificultades; en consecuencia, no hay promiscuidad. En la época que Malinowski investigaba en las Trobriands, en las islas Amphlett, unas pocas millas más lejos, vivía una tribu que tenía una organización familiar patriarcal autoritaria. Los habitantes de esas islas ya mostraban todos los rasgos del neurótico europeo: desconfianza, angustia, neurosis, perversiones, suicidios, etcétera. Nuestra ciencia, saturada como está de negación sexual, hasta ahora ha logrado reducir a cero la significación de hechos decisivos mediante el sencillo método de presentar uno junto al otro, en clara coordinación, lo importante y lo no importante, lo banal y lo grandioso. La diferencia recientemente mencionada entre la organización matriarcal libre de los isleños de las Trobriands, y la autoritaria y patriarcal de las Amphlett, tiene más peso desde el punto de vista de la higiene mental que los diagramas más complicados y aparentemente más exactos de nuestro mundo académico.
 Esa diferencia significa: el factor determinante de la salud mental de una población es el estado de su vida de amor natural.
Freud había sostenido que el período de latencia sexual de nuestros niños, entre los seis y los doce años, era un fenómeno biológico. Mis observaciones de adolescentes de distintos estratos de la población habían demostrado que, dado un desarrollo natural de la sexualidad, el período de latencia no existe. Allí donde se da un período de latencia, trátase de un producto artificial de nuestra cultura.
Ahora lo confirmaba Malinowski: las actividades sexuales de los niños de las islasTrobriands tenían lugar sin interrupción de acuerdo con su edad respectiva, sin un período de latencia. El coito comienza cuando la pubertad lo exige. La vida sexual de los adolescentes es monógama: se cambia de pareja tranquila y ordenadamente, sin celos violentos.
Muy diferentemente de lo que ocurre en nuestra civilización, la sociedad de las Trobriands se preocupa por la vida sexual de los adolescentes y la facilita, en particular proporcionándoles chozas donde pueden estar solos, y también en otros aspectos, de acuerdo con su conocimiento de los procesos naturales.
La supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica.
 Por lo tanto, la supresión sexual en el infante y el adolescente no es, como afirma el psicoanálisis –de acuerdo con erróneos y tradicionales conceptos educativos- el prerrequisito del desarrollo cultural, la socialidad, la diligencia y la limpieza: es exactamente lo opuesto.
Los isleños de las Trobriands, con su plena libertad sexual natural, no sólo han alcanzado un alto desarrollo agrícola, sino que, debido a la ausencia de tendencias secundarias, han mantenido un estado general de cosas que parecería un sueño a cualquier nación europea de 1930 ó 1940.
Los niños sanos presentan una sexualidad natural espontánea. Los niños enfermos, una sexualidad artificial, o sea, perversa. La alternativa que enfrentamos en este asunto de la educación sexual no es, en consecuencia,  sexualidad o  abstinencia, sino vida sexual natural y sana, o perversa y neurótica.
La represión sexual es de origen socioeconómico y no biológico.
Su función es sentar las bases de la cultura autoritaria patriarcal y la esclavitud económica, como podemos verlo de la manera más clara en Japón, China, India, etc. En los comienzos de la historia, la vida sexual humana seguía leyes naturales que ponían los fundamentos de una socialidad natural.
Desde entonces, el período del patriarcado autoritario de los cuatro a seis mil años últimos, ha creado, con la energía de la sexualidad natural suprimida, la sexualidad secundaria, perversa, del hombre de hoy.

Wilhelm Reich (1945) LA FUNCIÓN DEL ORGASMO, El descubrimiento del orgón, Problemas económico-sexuales de la energía biológica

Se refiere a la irrupción en el poder de Adolf Hitler presidente y canciller de Alemania entre 1933 y 1945 y el creador del Partido Nazi, liderando un régimen totalitario en su país Conocido como Tercer Reich o Alemania nazi.


26 nov. 2012

Ciencia vs Religión. ¿Células madre un avance o un juego a ser Dios?



Células madres

Células Madre
Los avances tecnológicos, sobre todo en el rubro de la salud, causan controversia con los moldes de la sociedad, entre lo correcto e incorrecto, entre lo moral e inmoral, y siempre definiéndose como ético o anti ético. Un avance revolucionario en la salud como son las células madres, no es excepción, ya que se debate entre salvar la vida humana con su implementación y entre el potencial que tienen en poder concebir un ser humano.
Las células madres son células que poseen características  especiales que les permiten crear células de cualquier tipo, es decir, se pueden aplicar para reproducirse en un órgano, tejido e incluso clonar un ser entero. Estas células madres se obtienen de muchas formas, ya sea a los cinco y seis días de la fecundación al extraerlas del útero cuando se encuentra en la etapa de blastocito en donde todas las células son exactamente iguales. Estas células extraídas pueden aplicarse para reconstruir tejidos ya que pueden adoptar las características de cualquier célula del cuerpo como; las cerebrales, musculares, células rojas, etc. En otras palabras y sin términos científicos estas células son como tener muchos comodines en un juego de cartas.
Algunas enfermedades como el cáncer pueden ser tratadas con las células madres. En algunos casos hasta curar al paciente. Han habido muchos casos de leucemia en donde se inyectaron las células madres y los pacientes sanaron.  Sin duda las células madres son un avance importante y puede salvar la vida de muchas personas como por ejemplo: En Rusia una joven de 23 años con leucemia a la que se le inyectaron células madres en la medula fue curada al último momento. Como mencionamos las células madres son muy buenas en salvar vidas… ¿pero es ético utilizarlas?... ¿El fin justifica los medios?
Muchas sociedades religiosas sustentan su oposición a esta práctica ya que se obtienen principalmente al extraerlas del útero y, si no se hiciese esto, podría crearse un ser humano, es decir procrear. Las células madres tienen el potencial de crear un ser humano completo por lo tanto muchos sostienen que se está matando a un humano. Además las células madres son privilegiadas en sus propiedades y no todos pueden acceder a ellas, estas tienen un alto costo y preservarlas cuesta bastante  ya que se deben de mantener a 195 grados bajo cero.
En estas controversias donde un derecho perfecto choca con otro igual de perfecto se trazan líneas en el medio y el derecho a curase y vivir atropella al derecho de un potencial ser humano. Si bien existe el potencial, también se pueden obtener esas células del cordón umbilical por lo tanto ¿también existiría un asesinato cada vez que se bota un cordón umbilical? Yo creo que no. Las células madres son un avance muy importante y si se hace de manera legal estas pueden hacer mucho bien, yo sí creo que las células madres son beneficiosas para la humanidad. Además de ser un método muy efectivo con características únicas e irremplazables, las cuales, son tratadas de prohibir por las sociedades religiosas.

24 nov. 2012

¡No son niños trabajadores, son niños esclavos! (Trabajo Infantil)



Iqbal Masih

El 16 de abril se celebra el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Tiene lugar en conmemoración de la muerte de un niño paquistaní llamado Iqbal Masih, que con 12 años fue asesinado por la mafia del sector de los tapices, que le había estado explotando y que públicamente denunció. Su asesinato lo convirtió en un símbolo de la lucha contra la explotación infantil. Por esta razón se celebra, en algunos países, el Día Internacional contra la esclavitud infantil.

Con el inicio de este nuevo siglo asistimos a una de las situaciones más vergonzosas de nuestro tiempo: 400 millones de niños esclavos en todo el mundo, entre 4 y 14 años, de los cuales 165 millones tienen menos de 5 años. Guerras, prostitución, explotación laboral, hambre, malos tratos... es el panorama de millones de niños cada día.
El 16 de abril de 1995, el niño pakistaní Iqbal Mashib, católico, militante de la sección infantil del Frente de liberación del Trabajo Forzado de Pakistán, fue asesinado a la edad de 12 años por la mafia de la tapicería, después de múltiples amenazas, por cerrar empresas en las que todos los trabajadores eran niños esclavos. Su ejemplo trascendió internacionalmente, siendo premiado en Estocolmo y Boston dedicando el premio para abrir una escuela, manifestando en la colocación de la primera piedra su intención de hacerse abogado para continuar la lucha contra la esclavitud infantil.

Artículos de la declaración universal de los derechos humanos:

Artículo 25, 2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales.Artículo 3 Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

¿Qué es la explotación infantil?

Explotación infantil se refiere al trabajo de niños en cualquier sistema de producción económica de un país, una región y en el mantenimiento económico de un grupo familiar. La explotación infantil es un hecho que azota en especial a países en vías de desarrollo, pero en el mismo se ven implicados los países industrializados. También se le denomina trabajo infantil.

¿Por qué no deben "trabajar" los niños?

Las razones por las cuales se debe evitar condiciones de explotación laboral en niños y niñas, son las siguientes:

Si el trabajo no permite al menor ser un niño o una niña, por ejemplo, no le da espacio para la lúdica, tiempo normal para los niños del mundo.

Si el trabajo atenta contra los derechos fundamentales del niño.

Si el trabajo puede poner en riesgo su salud mental y física, por ejemplo, existen labores que entorpecen el normal crecimiento (trabajar en un socavón) o atrofian su cuerpo.

Trabajos peligrosos

Los "trabajos peligrosos" se refieren a actividades que ponen en peligro la vida y la salud mental o física del trabajador.
- Explotación minera.
- Trabajos que manipulan productos químicos.
- Manipulación de maquinaria pesada y peligrosa como materiales corta punzantes o eléctricos.
- Trabajo en las diferentes construcciones de edificios.
- Trabajos relacionados con acciones bélicas de todo tipo.
- Trabajos que tienen que ver con manipulación de armas.

Trabajos sospechosos
Trabajos que no tienen un riesgo para la vida, pero que constituyen un abuso a los derechos del niño son aquellos que le exigen trabajar ocultos a la luz pública, en situaciones infrahumanas, en largas horas de trabajo y poca remuneración y que obstaculizan el normal desarrollo de su crecimiento. Entre ellos se pueden contar los siguientes:
- trabajan en el servicio doméstico
- trabajan en plantaciones.
- atienden negocios como camareros.
- venden cosas en las calles.
- Mendicidad infantil.

"Trabajos" contra la dignidad humana
Son situaciones de explotación, mal denominados "trabajos", que atentan contra el normal crecimiento del niño y la niña y va en contra de su dignidad y respeto personal se convierten además en abuso infantil:
- Prostitución.
- Pornografía infantil.
- Exhibicionismo.
- Uso militar de niños.

Estas situaciones de explotación y abuso desvirtúan la percepción de los niños, niñas y adolescentes, sus modelos a seguir por lo general son negativos y sus experiencias de vida, muchas veces les hacen dar mayor crédito a actitudes de riesgo y de mayor peligro.